Train 4745050 1280

El Transmongoliano, el fascinante Viaje de Pekín a Ulaanbaatar a través del Desierto de Gobi

Viajes tren Transiberiano con Via Nómada Experience

 

El Fascinante Viaje del Transmongoliano: De Pekín a Ulaanbaatar a través del Desierto de Gobi

Si estás buscando una aventura épica que combine historia, cultura y paisajes impresionantes, el viaje en el tren Transmongoliano desde Pekín hasta Ulaanbaatar es perfecto para ti. Este trayecto no solo te llevará a través de dos capitales icónicas, sino que también te permitirá cruzar el vasto y misterioso desierto de Gobi. ¡Prepárate para un viaje inolvidable!

Pekín: El Inicio de la Aventura

Tu aventura comienza en Pekín, la vibrante capital de China. Conocida por su rica historia y su arquitectura impresionante, Pekín es el lugar perfecto para comenzar este viaje. Antes de abordar el tren, tómate el tiempo para explorar algunas de las maravillas de la ciudad:

  • La Ciudad Prohibida: Un vasto complejo palaciego que una vez fue el corazón del imperio chino.
  • La Gran Muralla China: Una de las maravillas del mundo, ideal para una caminata panorámica.
  • El Templo del Cielo: Un hermoso ejemplo de la arquitectura Ming, donde los emperadores rezaban por buenas cosechas.

El Transmongoliano: Un Tren Lleno de Historia

El Transmongoliano, una extensión del famoso Transiberiano, se completó en 1956 y ha sido un importante enlace entre China, Mongolia y Rusia. Este tren no solo conecta países, sino también culturas y paisajes diversos.

Uno de los momentos más fascinantes del viaje es el cruce de la frontera entre China y Mongolia en la estación de Erlian. Aquí, debido a la diferencia en el ancho de las vías ferroviarias, se deben cambiar los bogies del tren. Este proceso, que puede durar varias horas, es una experiencia única que ofrece a los viajeros una pausa para reflexionar sobre el increíble viaje que están realizando.

A Través del Desierto de Gobi

Mientras el tren avanza hacia el norte, te adentrarás en el desierto de Gobi, uno de los desiertos más grandes y misteriosos del mundo. El Gobi es famoso por sus paisajes áridos y vastos, que parecen sacados de otro planeta. Aquí, las dunas de arena y las formaciones rocosas crean un panorama impresionante que captura la imaginación.

Durante el recorrido, es posible que veas manadas de camellos bactrianos y nómadas mongoles que aún mantienen sus tradiciones ancestrales. El desierto de Gobi también es conocido por sus hallazgos paleontológicos, incluyendo restos de dinosaurios que han sido descubiertos en sus vastas extensiones.

Ulaanbaatar: La Joya de Mongolia

El viaje culmina en Ulaanbaatar, la capital de Mongolia. Esta ciudad es un fascinante contraste de modernidad y tradición. En Ulaanbaatar, podrás explorar:

  • El Monasterio de Gandan: Un importante centro de la vida religiosa en Mongolia.
  • La Plaza Sükhbaatar: El corazón de la ciudad, con monumentos y edificios gubernamentales.
  • El Museo Nacional de Mongolia: Donde puedes aprender sobre la rica historia y cultura del país.

Ulaanbaatar es también el punto de partida perfecto para explorar más a fondo Mongolia, incluyendo sus vastas estepas y la vida nómada.

El viaje en el tren Transmongoliano desde Pekín hasta Ulaanbaatar es una experiencia fascinante llena de historia y curiosidades. Construido como una extensión del famoso Transiberiano, el Transmongoliano se completó en 1956 y ha servido como un importante enlace entre China y Mongolia, además de conectar estos países con Rusia.

El recorrido comienza en la vibrante capital china de Pekín, una ciudad rica en cultura y patrimonio, desde donde los viajeros parten hacia el vasto paisaje de Mongolia. A lo largo del trayecto, el tren cruza la Gran Muralla China y avanza hacia el desierto de Gobi, uno de los desiertos más grandes del mundo. Los pasajeros pueden observar la transición del paisaje, desde las bulliciosas ciudades hasta las serenas y vastas estepas mongolas.

Una de las curiosidades más notables del Transmongoliano es la necesidad de cambiar los bogies (los sistemas de ruedas) del tren en la frontera entre China y Mongolia, debido a la diferencia en el ancho de las vías ferroviarias entre los dos países. Este proceso, que se lleva a cabo en la estación de Erlian, es una experiencia única para los viajeros y dura varias horas.

Al llegar a Ulaanbaatar, la capital de Mongolia, los viajeros son recibidos por una ciudad que combina la modernidad con la tradición nómada. Ulaanbaatar es conocida por su mezcla de rascacielos contemporáneos y ger (yurtas) tradicionales, ofreciendo una visión intrigante de la vida en Mongolia.

Para aquellos interesados en la historia, el Transmongoliano ofrece una conexión con el pasado de la región, recordando los tiempos en que Mongolia fue un imperio vasto bajo el liderazgo de Genghis Khan y sus descendientes. Además, el tren mismo es un símbolo de la cooperación entre China y Mongolia, reflejando décadas de desarrollo y relaciones diplomáticas.

Durante el viaje, los pasajeros pueden disfrutar de la hospitalidad mongola y china, probando delicias locales en el coche restaurante y compartiendo historias con otros viajeros. Es una aventura única que no solo transporta a los pasajeros físicamente, sino que también los lleva a través de un viaje cultural e histórico.

El viaje en el Transmongoliano desde Pekín a Ulaanbaatar a través del desierto de Gobi es una experiencia única que te lleva a través de algunos de los paisajes más impresionantes y culturalmente ricos del mundo. Desde la histórica Pekín hasta la moderna y tradicional Ulaanbaatar, pasando por el desierto de Gobi, cada parte del trayecto ofrece algo especial. Así que, si estás listo para una aventura épica, ¡no dudes en embarcarte en este increíble viaje!