Origen del Transiberiano

 

Llevamos 20 años con nuestros viajes en el Transiberiano y se han convertido en los viajes estrella. Pero ¿cuál es la historia de este mítico tren?

La ruta principal, es decir, la que cubre el itinerario entre Moscú a Vladivostok, se inició en la bella ciudad de Vladivostok en 1860, en el extremo oriental del país, ya en la costa pacífica. Vladivostok, de hecho, significa “el poder sobre oriente” cuya gran influencia requería una buena conexión con la Rusia occidental. Por ello en 1891 empezaron la construcción del ferrocarril más largo del mundo, el proyecto se inició gracias a Serguei Witte, el ministro de finanzas de la época.

Al igual que en las lineas férreas norteamericanas, se inicia en ambos extremos para acabar uniendo ambos extremos en el centro del trayecto, es decir, en Novosibirsk, “la nueva Siberia” mediante un puente sobre el río Ob. Esta gran linea férrea hizo crecer a todas las ciudades por las que transcurría, incluida la misma Novosibirsk, la ciudad más importante de Siberia.

Volviendo a la ruta principal del Transiberiano, la inauguración se hizo trece años más tarde, el 21 julio de 1904, aunque se finalizó la construcción en 1916 y costó un total de 250 millones de dólares. Los obreros para la construcción fueron principalmente detenidos de las Islas de Sajalín y soldados rusos.

Evidentemente hubieron dificultades en la construcción de la linea, como por ejemplo, al llegar al lago Baikal, uno de los más importantes del planeta, reserva de agua dulce que llega a tener 1.600m de profundidad y 640 km de longitud, donde en invierno era necesario cruzar en trineos y el convoy en un barco rompehielos.

¿Y a día de hoy? Es una línea férrea altamente utilizada tanto por población local, por extranjeros de países vecinos y por turistas internacionales además del transporte de mercaderías y exportaciones en un 30%.

Si no bajamos en ninguna ciudad entre Moscú y Vladivostok, el tren tarda unos 7 días a completar la ruta entre ambas ciudades. Si disponen de más días les recomendamos elegir una de nuestras rutas, donde preparamos una serie de paradas en las ciudades más importantes y poder disfrutar de sus calles y monumentos. ¿ No le gustaría, por ejemplo ver el monumento de la Frontera entre Europa y Asia?

En siguientes posts hablaremos de rutas alternativas del Transiberiano, como el Transmongoliano y el Transmanchuriano.

Conoce nuestras rutas en el Transiberiano: